Viaje en micro

Viajar en micro o bus no suele ser de mi total agrado, en Guayaquil hay que estar mosca porque los choros están a la orden del día y allá trato de evitar subirme en uno. En Lima no suele ser así, por lo menos acá yo me siento más segura tomando un micro que un taxi.

Particularmente detesto viajar con las ventanas cerradas y acá como hace frío cierran las ventanas (incluso en verano, eso no lo entiendo!), yo las abro aunque sea un poquito sino me empieza a doler la cabeza y me descompongo. Y ni hablar de cuando toca subir a un bus lleno y no falta un tipo que  olvidó  bañarse y no sabe de la existencia de los desodorantes entonces el viaje termina siendo fatal.

Pero hace un par de semanas, iba a Miraflores, y en el camino (en Barranco) se subió al micro, un señor alto, de barba oscura, con un saco gastado y una guitarra, y nos ofreció un repertorio muy particular que me alegró la tarde que ya casi finalizaba. Fue un rato genial y cantó muy bacan las siguientes canciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s